Òptica Visió

Ctra Cardona nº 6

08242 Manresa

Tel 93 872 04 55

BAJA VISIÓN

La baja visión es aquella limitación funcional de los ojos o del sistema visual que se manifiesta como agudeza visual o sensibilidad al contraste reducidos, pérdida del campo visual, fotofobia intensa, visión doble, distorsión visual o una combinación de las anteriores. Una persona presenta baja visión cuando tiene una agudeza visual por debajo del 30% o con limitaciones importantes de campo visual.

 

El origen puede ser congénito, hereditario o adquirido. Suele provocar problemas para funcionar de manera autónoma, en las actividades cotidianas como leer, conducir o reconocer las caras de la gente.

 

El paciente de baja visión es aquella persona que ha pasado una patología que ha dejado una lesión permanente en la visión, no recuperable. El primer paso es la aceptación de este hecho. Lo más normal es la insistencia para conseguir ver como antes con unas gafas.

 

Superada esta etapa, lo que se tiene que hacer es aprovechar al máximo el resto de visión. En función del objetivo fijado (leer, ver la televisión, ...) y de la causa de la patología, la solución será diferente. Así, si el problema es de visión de lejos, se hacen gafas o telescopios. Si es de cerca, gafas, microscopios, lupas de mano o de pie y luces. Si el problema es el contraste, se hacen filtros especiales y se incide en la iluminación. Si es un problema de campo visual central, se hacen gafas magnificadores y enseñan habilidades visuales. Si la dificultad está en el campo visual periférico, se hacen gafas con lentes negativas, prismas, telescopios inversos, espejos y habilidades visuales.