Òptica Visió

Ctra Cardona nº 6

08242 Manresa

Tel 93 872 04 55

Fabricación de las lentes

El componente principal del cristal mineral es la arena (sílice u óxido de sílice), mezclado con otras sustancias para modificar sus propiedades. Así, se pueden añadir óxidos de plomo, titanio o lantano para aumentar el índice de refracción, consiguiendo cristales más delgados; fluoruros u óxidos de bario para mejorar la dispersión cromática, mejorando la calidad óptica; hierro, cobalto, vanadio o manganeso para dar color; haluros de bromo, cloro o flúor para hacer cristales fotocromáticos (cambian de color en función de la cantidad de luz para evitar el deslumbrimento).

 

Una vez hecha la mezcla, se deposita en un horno a una temperatura entre 1400 a 1500 ºC y luego se enfría rápidamente consiguiendo el material del cristal.

 

En cuanto a las lentes orgánicas, estas están hechas a partir de diferentes monómeros. El material plástico en estado líquido se coloca en unos moldes y se calienta en un horno por un periodo de tiempo para que se solidifique en una lente.

 

La excepción es el policarbonato, que es un material termoplástico sólido. Entonces, primero se calienta para que se vuelva un líquido y luego, rápidamente se inyecta en los moldes.