Òptica Visió

Ctra Cardona nº 6

08242 Manresa

Tel 93 872 04 55

Foco de las lentes

Las lentes se pueden dividir en dos grandes grupos: las que están pensadas para personas no présbitas y las que son para présbitas. La presbicia o vista cansada se da a partir de los cuarenta años, aproximadamente. Consiste en la dificultad manifiesta de enfocar objetos, textos que están a la distancia habitual de lectura.

 

En cuando a la fabricación de lentes, existen dos grandes tecnologías. La convencional y la free-form. Las rápidas mejoras conseguidas en estos últimos años, se han logrado gracias al desarrollo de la tecnología free-form: cada punto de la lente está cortado según los cálculos matemáticos que dan mejor visión sin distorsión. No existen las limitaciones anteriores que sólo se podía cortar la superficie con herramientas de corte esféricas convencionales.

 

Lentes para no présbitas:

 

a) Monofocales: son los cristales para compensar la miopía, hipermetropía o astigmatismo. Sirven tanto para mirar en visión cercana como lejana.

 

b) Monofocales free-form adaptados a la vida digital: la distancia normal de lectura para una persona adulta es de unos cuarenta centímetros. Se ha comprobado que cuando miramos el móvil nos lo situamos más cerca, produciendo un cansancio adicional. En usuarios intensivos de ordenador o tablet, el sistema visual está sometido a una gran demanda. Se ha comprobado que la mayoría de personas experimentan molestias cuando hacen un uso de muchas horas.

 

Los fabricantes han introducido unas lentes con una adición pequeña de +0.4, +0.6,  +0.85 y +1.1 en la parte baja del vidrio para disminuir la fatiga y las molestias. El resultado es más comodidad y más concentración.

Lentes para présbitas:

 

a) Monofocales: son los mismos cristales del apartado anterior, con la diferencia que se aplican a présbitas. Este experimenta una visión nítida en visión cercana, pero a partir de una distancia muy cercana, borrosidad tanto en visión media como lejana. Por ejemplo, un présbita medio o avanzado puede leer muy claramente un texto, pero ver borrosa la pantalla del ordenador y por supuesto, la habitación donde se encuentra.

 

b) Progresivos: son la solución para tener de nuevo una visión nítida en visión cercana, media y lejana. Se adaptan perfectamente a la forma de mirar de las personas. La adaptación en la mayoría de usuarios es muy rápida.

 

De la geometría convencional, se ha pasado a lentes con diseño free-form a una cara y posteriormente, a dos caras. También, las lentes se pueden optimizar según los parámetros fisiológicos (inclinación de la montura vertical y horizontal, distancia entre el ojo y la lente, centro de rotación, distancias nasopupil-lares, distancia de trabajo) y parámetros de comportamiento (relación entre giro ojo / giro cabeza, estilo de vida).

 

c) Ocupacionales: hay personas que cuando tienen que trabajar todo el día con un ordenador, mirando con unos cristales progresivos encuentran poco campo visual en la pantalla. De esta necesidad, nacieron este tipo de lentes. Tienen un campo de visión muy amplio y por lo tanto, muy cómodo. Los hay de tres tipos: los que enfocan de cerca hasta 1 metro, hasta 2 metros y hasta 4 metros. Son diseños free-form.

 

d) Bifocales: son lentos con la parte de arriba del vidrio para mirar en visión lejana y un segmento de visión cercana, abajo, que es visible. Actualmente, se venden muy poco.