Òptica Visió

Ctra Cardona nº 6

08242 Manresa

Tel 93 872 04 55

Materiales de lentes de contacto

Existen tres grandes familias:

 

1- Lentes de contacto blandas: Otto Wichterle, un químico checo, inventó un gel hidrofílico (hidrogel), que fue comercializado a principios de los años setenta con mucho éxito porque era cómodo al instante.

 

El secreto está en que estas lentes de contacto contienen mucha agua (bajo contenido en agua, menos del 40%, medio, entre el 40% y el 60% y alto, más del 60%).

 

El contenido en agua influye en la comodidad, pero también en la oxigenación del ojo. Cuanto más agua, más oxígeno. El problema es que cuanto más agua, más débil es la lente de contacto. Entonces, lo que hacen los fabricantes es jugar con el espesor y con diferentes componentes que colocan a la matriz del material.

 

Otra característica importante es la carga de superficie. Hay los materiales iónicos (con carga negativa) que atraen los depósitos de proteína de la lágrima. Por este motivo, se desarrollaron más tarde los no iónicos.

 

 

2- Lentes de contacto de hidrogel de silicona: fueron introducidos en 2002. La principal diferencia es que contienen silicona. La silicona permite un paso de oxígeno muy grande, pero tiene el problema que tiene una humectabilidad muy baja y una adherencia de lípidos alta. Por ello, se buscó de combinarla con hidrogeles de silicona. Fue un proceso muy difícil (es como el agua y el aceite), pero se logró y en la actualidad son las lentes de contacto más vendidas. Las marcas actuales suelen llevar un tratamiento iónico de superficie para mejorar la comodidad de uso.

 

 

3- Lentes de contacto permeables al gas. Las primeras lentes de material plástico fueron comercializadas en 1948. Eran de PMMA (polimetil metacrilato). Era un material excelente por sus propiedades ópticas, de durabilidad y biocompatibilidad, pero no eran porosas. El ojo se oxigenaba porque eran de un diámetro pequeño y se movían. En 1979, en Estados Unidos se introdujeron las primeras lentes rígidas gas permeables. Eran acrilatos de silicona. Con los años, han evolucionado a acrilatos de flúor-silicona, que mejoran la humectación, la estabilidad del material y la oxigenación.